«

»

May 29

Ensayo: El Aborto y sus consecuencias

 

Ensayo: El aborto, las consecuencias psicologicas y fisicas en la mujer.

Índice

  1. El aborto y sus consecuencias.

1.1.   ¿Qué es el aborto para la gente?

1.1.1.     ONU pide a El Salvador eliminar penalización absoluta del aborto.

  1. El aborto visto en las ultimas tres décadas.

2.1.   Zonas del mundo donde  se practica el aborto legal.

  1. ¿Por qué es importante interesarnos en el tema del aborto?

3.1.   Hipótesis Principal.

3.2.   La importancia de que la mujer conozca sus derechos y las consecuencias del aborto.

3.2.1.     Las Consecuencias.

3.2.2.     Lo que siente una madre

3.2.3.     Riesgos físicos.

3.2.4.     Riesgos psicológicos.

  1. Lo que los gobiernos han estado haciendo en materia legal para procurar una gobernabilidad sobre este tema.

4.1.   Hipótesis auxiliar.

  1. Investigación de Campo
  2. ¿Usted que decide?
  3. Bibliografía.

1.0    El aborto y sus consecuencias.

 

1.1  ¿Qué es el aborto para la gente?

Lo que opinan las iglesias:

La Iglesia Católica adopta una posición firme en contra del aborto y enseña que la vida comienza en la concepción. Algunos sacerdotes que están metidos en la política piden al Papa que excomulgue a los políticos católicos que se pronuncian a favor del aborto. Sin embargo, muchos católicos defienden el aborto y piden una liberalización.

La Iglesia Católica de El Salvador esta completamente en contra del aborto.

La Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos dice que el 46% de sus pastores “no cree que la Biblia enseñe que el aborto está mal”. La postura oficial de dicha Iglesia es proabortista.

El decimosexto Sínodo General de la Iglesia Unida de Cristo resolvió que ‘apoya el derecho de los hombres y las mujeres a disponer de servicios adecuados de planificación familiar y a contar entre sus opciones con el aborto legal practicado por profesionales cualificados’.

La Iglesia Luterana Evangélica dice que el aborto “debería verse como un último recurso”; de todas formas, se niega a calificar el aborto de “pecado” o a decir que “la vida comienza en la concepción”.

La Asamblea Bautista del Sur es firmemente antiabortista. Pero la Iglesia Bautista de Estados Unidos dice: “Estamos divididos en cuanto a la política particular de la Iglesia ante el Estado con respecto al aborto. Por consiguiente, reconocemos la libertad que tiene cada individuo de abogar por una política pública sobre el aborto que refleje sus propias creencias”.

El judaísmo está dividido. La rama ortodoxa adopta una postura en gran medida antiabortista, mientras que la rama reformada y la corriente conservadora están en su mayor parte a favor del aborto.

El islam permite el aborto por cualquier razón durante los primeros cuarenta días de vida, pero a partir de entonces solo lo permite si el embarazo supone un peligro para la vida de la madre. El Hadiz dice que el feto está “cuarenta días en forma de una semilla, luego es un coágulo de sangre durante un período similar, después se convierte en un pedacito de carne durante un período similar, más tarde [...] se le envía el ángel que le insufla el aliento de vida”.

El sintoísmo no adopta ninguna postura oficial al respecto, sino que lo deja a la decisión de cada uno.

Los hindúes, los budistas y los sijs enseñan una doctrina de respeto general a la vida. Pero no se envuelven en debates por la cuestión del aborto, pues creen en la reencarnación; según ellos, el aborto no hace más que enviar a la criatura no nacida a otra vida.

1.1.1  ONU pide a El Salvador eliminar penalización absoluta del aborto y derogar Ley de Amnistía.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas pidió en octubre del 2010 a El Salvador que despenalice el aborto y que deje de perseguir judicialmente a las mujeres que interrumpen su embarazo.

“El Salvador debe tomar medidas para impedir que las mujeres que acuden a los hospitales públicos sean denunciadas por el personal médico o administrativo por el delito de aborto. Asimismo, en tanto no se revise la legislación en vigor, el Estado debe suspender la incriminación en contra de las mujeres por el delito de aborto”, reza el texto del Comité.

Actualmente, el Código Penal salvadoreño castiga con penas de entre 2 y 8 años “a aquel que provocare un aborto con el consentimiento de la mujer o la mujer que provocare su propio aborto o consintiere que otra persona se lo practicare”.

En teoría, en El Salvador no se puede hacer ningún tipo de aborto, ni siquiera el terapéutico o uno en el que se aleguen razones éticas, como en los embarazos producto de violación. Incluso hay casos en los que una mujer que alega haber sufrido un aborto espontáneo es procesada por las autoridades.

La Asamblea Legislativa reformó en 1997 la Constitución de la República, para establecer que se entiende la existencia de un ser humano desde el momento de la concepción.

Para el organismo, que vigila el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, El Salvador debe adaptar su legislación a dicha norma internacional en lo referente a la interrupción voluntaria del embarazo, ya que, por ejemplo, se viola la presunción de inocencia al considerar delito cualquier tipo de aborto.

La resolución del Comité ocurre dos meses después de que el presidente Mauricio Funes declarara públicamente que la promoción de la despenalización del aborto no es un tema que estuviera en su agenda gubernamental. “Yo no he dado ninguna orden para la revisión de dicha ley. La Asamblea debe revisar las leyes”, dijo Funes el 25 de agosto pasado, desacreditando la posición que la directora del Instituto de la Mujer (Isdemu), Julia Evelyn Martínez, quien expresó el compromiso de El Salvador por revisar dicha legislación en el Consenso de Brasilia, celebrado en julio de este año.

El pleito en el gobierno de Funes por la declaración desautorizada de la directora del Isdemu levantó un debate entre las organizaciones conservadoras, apoyadas por la iglesia católica, que defienden la penalización absoluta del aborto, y las organizaciones feministas que exigen una revisión de la normativa.

En la Asamblea Legislativa, sin embargo, ningún partido político exigió nada al respecto, pese a la controversia. El último suceso referido al tema en el parlamento ocurrió en las vísperas de las elecciones presidenciales, cuando la Fundación Sí a la Vida (en contra del aborto) consiguió que todos los partidos políticos, incluidos los diputados del FMLN y el actual vicepresidente, Salvador Sánchez Cerén, firmaran un libro en el que se plasmaba un “compromiso por la vida”.

Siempre en temas relativos a la integridad de las mujeres, el Comité denunció “la persistencia de estereotipos y prejuicios sobre el rol de la mujer en la sociedad”, que permite que, en la práctica, se registren altos niveles de violencia física y sexual contra las mujeres.

“El Estado debe investigar con todos los medios a su alcance los hechos de violencia contra la mujer, y especialmente esclarecer los casos de asesinatos de mujeres, identificando a los responsables, enjuiciándoles e imponiéndoles sanciones apropiadas”, plantea la resolución.

2.0    El aborto visto en las ultimas tres décadas.

En las últimas tres décadas, el debate del aborto ha sido descrito como un conflicto de derechos: por un lado los derechos humanos de los no nacidos, y por otro los derechos reproductivos de las mujeres.

La legislación sobre el aborto inducido ha sido objeto de cambios en casi todos los países, con una tendencia general cada vez menos restrictiva. Algunos países que antes sólo permitían el aborto cuando era necesario para salvar la vida de la mujer, han modificado su marco legal para incluir motivos eugenésicos, económicos o sociales, y así sucesivamente. Actualmente casi dos tercios de la población mundial vive en países cuya legislación admite el aborto por diversas razones, inclusive la petición de la mujer; mientras que un pequeño grupo de países que conforman el 3% de la población mundial lo prohíben sin admitir causa alguna de excepción.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud considera que a pesar del notable aumento de uso de anticoncepción en las últimas tres décadas, se estima que 50-60 millones de abortos ocurren anualmente, cerca de la mitad en circunstancias inseguras.

En esta época también nacen fundaciones como Sí a la, y el Proyecto Choose Life, funada en los 90’s, que entre otras cosas están en contra del aborto.

2.1    Zonas del mundo donde se practica el aborto legal

El aborto es legal en 117 países, que comprende el 74% de la población mundial, y se permite en tres situaciones:

v  Totalmente legal: en 50 países.

v  Legal fundamentando causas: en 14 países.

v  En casos seleccionados: en 53 países.

Resulta difícil recopilar cifras exactas, pues la mayoría de los gobiernos no guardan un registro meticuloso del número de abortos que se practican. Y en los lugares donde el aborto es ilegal o únicamente se permite en ciertas circunstancias, los investigadores solo pueden aventurar cifras aproximadas. De todas formas, la situación mundial con respecto al aborto es, más o menos, la siguiente:

En Estados Unidos el aborto es la segunda intervención quirúrgica más común, después de la amigdalectomía. Se practican más de un millón y medio de abortos al año. La gran mayoría de las mujeres, cuatro de cada cinco, no están casadas. Las solteras interrumpieron dos veces más embarazos de los que llevaron a término, mientras que, como promedio, las casadas llevaron a término diez veces más embarazos de los que interrumpieron.

    En América Latina el aborto es ilegal, excepto en Cuba y Puerto Rico. En los demás países el aborto es punitivo a menos que el médico dé su autorización por poner en riesgo la integridad física de la madre, por enfermedad del feto, violación sexual o condición socioeconómica precaria.

En América Central y del Sur, donde los países son principalmente católicos, existen las leyes sobre el aborto más restrictivas del mundo. Aun así, proliferan los abortos ilegales, que suponen graves riesgos para la salud de la madre. Por ejemplo, el año pasado las mujeres brasileñas se sometieron a unos 4.000.000 de abortos, y más de 400.000 de ellas tuvieron que recibir tratamiento médico debido a las complicaciones que se presentaron. En Latinoamérica se interrumpen alrededor de una cuarta parte de todos los embarazos

La mayor parte de Europa occidental permite que se practiquen algunos abortos, siendo los países escandinavos los más liberales. El Servicio Nacional de Sanidad de Gran Bretaña guarda un registro de todos los abortos practicados desde su legalización, en 1967, y ha podido comprobar que, además de duplicarse el número de abortos, han aumentado los nacimientos de hijos ilegítimos, las enfermedades de transmisión sexual, la prostitución y una multitud de trastornos relacionados con la procreación.

Asia es el continente donde se practican más interrupciones voluntarias del embarazo. La República Popular China, con su norma de un solo hijo y los abortos obligatorios, encabeza la lista con 14 millones de abortos anuales. En Japón las mujeres decoran estatuillas con baberos y juguetes en memoria de los hijos que han abortado. Como la posición general es de gran recelo a las píldoras anticonceptivas, el aborto es el principal método de planificación familiar que utilizan.

En toda Asia, y en particular en la India, la tecnología médica ha creado una situación embarazosa para las activistas en pro de los derechos de la mujer. Técnicas como la amniocentesis y el ultrasonido pueden utilizarse para saber el sexo de una criatura en las primeras fases del embarazo. Desde tiempos remotos, la cultura oriental ha valorado más a los hijos que a las hijas. De modo que en los lugares donde es fácil recurrir al aborto y los procedimientos para averiguar el sexo del feto están disponibles, se aborta gran cantidad de fetos de sexo femenino, con lo que se desequilibra la proporción de niños y niñas que nacen. Por eso, el movimiento feminista se encuentra en la paradójica posición de, en realidad, exigir el derecho de la mujer a abortar fetos de sexo femenino.

En España el aborto no es estrictamente legal sino que está despenalizado en caso de violación (denunciada), dentro de las doce semanas de gestación; cuando se presume que el feto presenta malformaciones físicas o psíquicas, dentro de las veintidós semanas de embarazo; y cuando represente un peligro para la salud o la vida de la madre.

3.0    ¿Por qué es importante interesarnos en el tema del aborto?

TODOS los años mueren entre 50 millones y 60 millones de no nacidos como consecuencia de abortos provocados. ¿Es usted capaz de asimilar semejante cifra? Sería como borrar del mapa la entera población de las islas Hawai todas las semanas.

En nuestra sociedad salvadoreña la religión considera como pecado el aborto. La ley salvadoreña protege a la mujer que ha quedado en gestación en contra de su voluntad, como en caso de una violación violenta o transmisión de enfermedades incurables como el VIH.

3.1    Hipótesis Principal.

La criminalidad, la pobreza y la inconveniencia engendra violadores masculinos, el resultado de una violación produce una preñez, la preñez engendra un nuevo ser humano, este nuevo ser humano es considerado un huésped no deseado en el hogar de la mujer afectada, para evitar esta consecuencia la mujer aborta.

3.2    La importancia de que la mujer conozca sus derechos, las consecuencias del aborto y las opciones.

 

3.2.1  Las consecuencias

En todos los casos, la decisión de interrumpir un embarazo es difícil de tomar y suele ser muy dolorosa. Ahora bien, ¿se trata de una solución sin consecuencias?

Una encuesta del año 2004 en la que participaron 331 rusas y 217 norteamericanas reveló que alrededor de la mitad sintieron remordimientos después de abortar. El sentimiento de culpa embargó a casi un cincuenta por ciento de las rusas y a cerca del ochenta por ciento de las norteamericanas. Más del sesenta por ciento de estas últimas eran incapaces de perdonarse. Entonces, si el sentimiento de culpa es tan generalizado, incluso entre las que no se consideran religiosas, ¿por qué recurren al aborto tantas mujeres?

En muchas ocasiones es debido a la fuerte presión social. Los padres, el compañero o amigos bienintencionados tal vez recomienden el aborto como el menor de los males, lo cual puede llevar a una decisión apresurada y mal informada. “Sin embargo, una vez que ha pasado el estrés de la decisión y la intervención quirúrgica, la capacidad cognitiva de la mujer vuelve a la normalidad, lo que suele generar sentimientos de profunda culpa, tristeza y remordimiento”, explica la doctora Priscilla Coleman, experta en los riesgos psicológicos que conlleva el aborto.

El origen del remordimiento a menudo radica en el dilema de si el aborto acabó con una vida ya existente. Un informe indicó que muchas embarazadas que abortaron “fueron inducidas a pensar que no se les iba a extirpar más que un poco de ‘tejido’, y admiten que no se hubieran practicado el aborto si hubieran sabido la verdad” (Report of the South Dakota Task Force to Study Abortion).

Tras evaluar el “contundente y desgarrador testimonio” de 1.940 mujeres que abortaron, el informe llegó a la siguiente conclusión: “A muchas les encoleriza la pena de haber perdido a un bebé que, según se les dijo, no existía. [...] El daño psicológico de saber que han matado a su hijo tiene consecuencias devastadoras”.

En 2006 se presentó un trabajo basado en la vida de mujeres que quedaron embarazadas en la adolescencia. La mitad de ellas había dado a luz, y la otra mitad había abortado. La conclusión a la que se llegó fue que “las probabilidades de necesitar tratamiento psicológico, de padecer trastornos del sueño y de consumir marihuana eran menores en las que tuvieron sus bebés que en las que decidieron abortar” (Journal of Youth and Adolescence).

  Otro informe aportó “los resultados de los cuatro estudios internacionales más exhaustivos”. ¿Qué reveló? Que “existen índices más altos de enfermedades mentales entre las mujeres que han abortado que entre las que no lo han hecho” (Report of the South Dakota Task Force to Study Abortion, 2005).

3.1.2 Lo que siente una madre

Como en el caso de otros procedimientos médicos, el aborto conlleva cierta medida de riesgo y dolor. Durante el embarazo, el cuello de la matriz, o cuello uterino, se mantiene bien cerrado para que la criatura esté protegida. Debido a ello, la dilatación y la inserción de instrumentos puede resultar dolorosa y causar lesiones. Para el método de succión a veces se necesitan unos treinta minutos, y durante ese tiempo algunas mujeres pueden experimentar un dolor de moderado a intenso y calambres. Con el método salino se provoca un parto prematuro, algunas veces con la ayuda de las prostaglandinas, sustancias inductoras del parto. Las contracciones pueden durar horas o hasta días y pueden ser dolorosas y extenuantes en sentido emocional.

Entre las complicaciones inmediatas del aborto cabe mencionar las siguientes: hemorragia, lesiones o desgarrones en el cuello uterino, perforación del útero, coágulos de sangre, reacción a la anestesia, convulsiones, fiebre, escalofríos y vómitos. Existe un gran peligro de infección, sobre todo si se quedan dentro de la matriz partes del feto o de la placenta. El aborto incompleto es bastante común, y puede ser necesaria una operación quirúrgica para completar el vaciamiento uterino o hasta la extirpación del propio útero. Unos estudios gubernamentales llevados a cabo en Estados Unidos, Gran Bretaña y la anterior Checoslovaquia indican que los abortos provocados incrementan considerablemente las posibilidades futuras de esterilidad, embarazo tubárico, abortos espontáneos, partos prematuros y defectos congénitos.

C. Everett Koop, anterior director general de Sanidad de Estados Unidos, dijo que nadie había hecho “un estudio sobre la reacción emocional o los sentimientos de culpa de la mujer que se ha sometido a un aborto voluntario y ahora desea desesperadamente un hijo que no puede tener”.

3.2.3 Riesgos físicos

  • El aborto por succión, legrado, o aspiración, puede causar: infección, trauma de cérvix, peritonitis, endometritis, laceración o perforación del útero, hemorragia, trauma renal, inflamación de la pelvis, embolismo, trombosis, esterilidad, etcétera.
  • El aborto por dilatación y curetaje presenta los mismos riesgos que el método anterior, además de perforación uterina, hemorragia, infección del tracto genital, laceración intestinal, absceso pélvico y tromboembolismo.
  • El aborto por dilatación y evacuación tiene los riesgos descritos para todos los sistemas anteriores, además de infección pélvica, renal, de la cérvix e infección peritoneal. Además, puede provocar que la mujer tenga futuros embarazos ectópicos, o bebés con peso por debajo del normal, o incluso nacidos muertos, o con serias malformaciones.
  • Un aborto por inyección salina tiene por posibles consecuencias, la ruptura del útero, embolismo pulmonar o coágulos intravasculares
  • El aborto mediante la suministración de prostaglandinas puede provocar la ruptura del útero, sepsis, hemorragias, paro cardíaco, vómito y aspiración de este, embolia cerebral y fallo renal agudo.
  • El aborto mediante extracción menstrual, que se practica solo en las primeras siete semanas del embarazo, es un método que no discrimina entre que la paciente esté embarazada o no, actuando en ambos casos. Además, puede realizarse solo una aspiración incompleta, que conllevará una posterior infección.
  • El aborto mediante la suministración de mifeprex o mifepristona (RU-486) puede conllevar una grave infección bacteriológica, sepsis sanguínea y sangrado prolongado y abundante, lo que podría requerir una cirugía y posterior muerte de la madre.
    A su vez, el fármaco que se utiliza junto con la RU-486: misoprostol (Cytotec), puede causar sangrado excesivo, pérdidas de sangre, calambres, etcétera.
    En ocasiones, los bebés han sobrevivido a la ingesta, por parte de la madre, de estos fármacos; en estos casos, casi siempre han nacido con anormalidades físicas y mentales.
  • El aborto por nacimiento parcial conlleva serios riesgos de ruptura o perforación del útero, lo que podría causar una hemorragia y terminar en una histerectomía ―extracción del útero―.
  • La píldora del día después, ―o anticonceptivo de emergencia―, debido al LNG (Levonorgestrel) que contiene conlleva alteraciones patológicas vasculares: hemorragias, microhemorragias, spotting, etcétera. Diversos estudios, afirman también que este fármaco induce cambios funcionales en los vasos sanguíneos.

Además se han descrito otras consecuencias:

  • Daños causados a las trompas de falopio si se presenta una infección.
  • Partos complicados y aumento del número de abortos espontáneos.
  • Aumento de la tasa de nacimientos por cesárea, y partos prematuros (anteriores a las 32 semanas de gestación).
  • Placenta previa, la cual hace necesaria una cesárea para salvar la vida de la madre y su hijo.
  • Isoinmunización ―inmunización contra la sangre de otra persona― en pacientes Rh negativo.
  • También se ha descrito aparición de cáncer de mama, en mujeres que abortaron de su primer bebé en el primer trimestre de embarazo.

Sin embargo, otros estudios no encuentran diferencias significativas entre mujeres que han abortado y mujeres que no. Melbye e investigadores realizaron un estudio que incluía a 1,5 millones de mujeres danesas sin encontrar diferencias en el riesgo de contraer cáncer de mama.

3.2.4 Riesgos psicológicos

Para la mayoría de las mujeres, la decisión de tener un aborto es difícil. El Royal College of Psychiatrists, la principal organización profesional de psiquiatras del Reino Unido, afirma que el asunto de la relación entre aborto provocado y los efectos sobre la salud mental de la madre no está del todo resuelto. Existen algunos estudios que no encuentran consecuencias negativas, y otros que sí. Por tanto, como el aborto voluntario quizás podría suponer un riesgo para la salud mental de las mujeres, recomienda que se asesore convenientemente sobre estos riesgos a quienes deseen abortar.

La National Abortion Federation estadounidense sostiene que, científicamente, no existe evidencia de un estrés “post-aborto” a largo plazo, ni de depresión ni ansiedad ni de ninguna otra enfermedad psicológica, concluyendo que el mayor estrés es previo al proceso, e indicando que la gran mayoría de las mujeres afirman experimentar una posterior situación de alivio.

Por el contrario, un estudio publicado en el Journal of Child Psychiatry and Psychology y financiado por el gobierno de Nueva Zelanda determinó que el 42% de las mujeres bajo seguimiento que abortaron antes de los 25 años sufrían de depresión; esta cifra es el doble de las que nunca estuvieron embarazadas, y 35% mayor que quienes decidieron seguir con su embarazo. El mismo estudio estableció que aquellas que abortaron eran dos veces más propensas a beber alcohol a niveles peligrosos que aquellas que no lo hicieron, y tres veces más propensas a depender de drogas ilícitas.

En 2008, el British Journal of Psychiatry publicó un estudio que concluye que el aborto intencionado aumenta la probabilidad de sufrir trastornos psíquicos.

En 2011, The British Journal of Psychiatry publicó un estudio de Priscilla K. Coleman en el que se concluye que el aborto aumenta el riesgo de padecer problemas mentales en las mujeres que lo practican.

Algunos proponen que los efectos psicológicamente adversos del aborto deben ser referidos como una condición especial llamada “síndrome post-aborto”. Sin embargo, la existencia de este “síndrome” no ha sido reconocida por ninguna organización médica o psicológica, y algunos médicos y partidarios pro-elección han argumentado que la idea de popularizar este “síndrome post aborto” es una táctica usada por partidarios pro-vida por razones políticas.

 

4.0  Lo que los gobiernos han estado haciendo en materia legal para procurar una gobernabilidad sobre este tema.

La Constitución de La Republia de El Salvador menciona en su Art.1: El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado, que está organizado para la consecución de la justicia, de la seguridad jurídica y del bien común. Asimismo reconoce como persona humana a todo ser humano desde el instante de la concepción. 

El Código Penal de El Salvador dice lo siguiente respecto al aborto:

Art. 133.- El que provocare un aborto con el consentimiento de la mujer o la mujer que provocare su propio aborto o consintiere que otra persona se lo practicare, serán sancionados con prisión de dos a ocho años.

Art. 134.- El que provocare un aborto, sin consentimiento de la mujer, será sancionado con prisión de cuatro a diez años.

En la misma pena incurrirá el que practicare el aborto de la mujer, habiendo logrado su consentimiento mediante violencia o engaño.

Art. 135.- Si el aborto fuere cometido por médico, farmacéutico o por personas que realizaren actividades auxiliares de las referidas profesiones, cuando se dedicaren a dicha práctica, será sancionado con prisión de seis a doce años. Se impondrá además la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión o actividad por el mismo período.

Art. 136.- Quien indujere a una mujer o le facilite los medios económicos o de otro tipo para que se practique un aborto, será sancionado con prisión de dos a cinco años.

Si la persona que ayuda o induce al aborto es el progenitor, la sanción se aumentará en una tercera parte de la pena máxima señalada en el inciso anterior.

Art. 137.- El que culposamente provocare un aborto, será sancionado con prisión de seis meses a dos años.

El aborto culposo ocasionado por la propia mujer embarazada, y la tentativa de ésta para causar su aborto no serán punibles.

Art. 138.- El que ocasionare en el no nacido una lesión o enfermedad que perjudicare gravemente su normal desarrollo o provocare en el mismo una grave tara física o psíquica, será sancionado con prisión de uno a diez años, según la gravedad de la mismas.

Art. 139.- El que culposamente ocasionare las lesiones descritas en el artículo anterior, será sancionado con multa de cincuenta a cien días multa.

La embarazada no será penada al tenor de este precepto.

Art. 140.- El que con finalidad distinta a la eliminación o disminución de taras o enfermedades graves, manipulare genes humanos de manera que se altere el tipo constitucional vital, será sancionado con prisión de tres a seis años.

En la misma pena incurrirá el que experimentare o manipulare clonación con células humanas, con fines de reproducción humana.

La aplicación de la tecnología genética para determinar el sexo, sin consentimiento de los progenitores, será sancionada con prisión de seis meses a un año e inhabilitación especial de profesión u oficio de seis meses a dos años.

Art. 141.- El que realizare manipulaciones con genes humanos y culposamente ocasionare un daño en el tipo vital, será sancionado con multa de cincuenta a cien días multa.

 

5.0 Investigación de Campo

 Realizamos una encuesta con el fin de averiguar la opinión de los ciudadanos salvadoreños acerca del aborto. La cantidad de personas encuestadas fueron 10.

Graficas y Estadísticas:

 Todas las preguntas son del tipo cerradas, a continuación se muestran los resultados de la encuesta:

 ¿Cree que el aborto es un problema para nuestra sociedad?

Del 100% que equivale a 10 personas encuestadas, 8 dijeron que si consideran que es un problema para la sociedad que es el  80%, 2 dijeron que no, eso representa el 20%.

 ¿Esta de acuerdo con la legalización del aborto?

Del 100% que equivale a 10 personas encuestadas, 9 dijeron que si están de acuerdo que son el  90%, 1 dijeron que no, eso representa el 10%.

 ¿Piensa que sería valido el aborto en caso de violación?

Del 100% que equivale a 10 personas encuestadas, 8 dijeron que sí seria adecuado el aborto en caso de violación que es el 80%, 2 dijeron que no, eso representa el 20%.

¿Cree que el aborto afecta psicológicamente a la mujer?

Del 100% que equivale a 10 personas encuestadas, 8 dijeron que si que es el 80%, 1 dijeron que no, eso representa el 10%. Y 1 dijeron que no sabían, que es el 10%.

¿Y piensa que le afecta físicamente?

Del 100% personas encuestadas, 10 dijeron que sí, que es el 100%

  

5.0 ¿Usted que decide?

Después de analizar las opiniones de los movimientos a favor y en contra del aborto queda en sus manos la decisión de si es correcto abortar o no.

Después de todo el embrión que sea abortado llevará su código genético.

 

7.0 Bibliografía

  • Watchtower Bible and Track, Despertad!, 1996.
  • Universidad Francisco Gavidia, Tesis, El Aborto en General, 2001
  • Codigo Penal, El Salvador, Reforma 2009
  • Constitución de la Republica de El Salvador, 1983
Share

Permanent link to this article: http://www.clases.flakepress.com/?p=87